viernes, 24 de julio de 2015

Crítica literaria: El Rey Trasgo.

Cubierta de El Rey Trasgo.
Ilustración de Barb Hernández.
TÍTULO: El rey Trasgo: la ciudadela y la montaña.
AUTOR: Alberto Morán Roa
EDITORIAL: Kelonia.
ISBN: 978-84-939945-2-5
PÁGINAS: 307 .


La literatura esconde muchos secretos en su interior. Por ejemplo, el hecho de que tomemos una historia entre nuestras manos y le demos forma en la mente, fantaseando con los rasgos de los personajes. ¿Quién no ha jugado, en alguna ocasión, a convertirse fugazmente en director de cine y elegir a los actores que encarnarían  a los protagonistas de papel?

Algo similar puede ocurrir con los autores, si bien en los últimos tiempos es muy común encontrar una foto más o menos afortunada en una de las solapas de su creación. Yo he tenido la suerte de conocer en persona a Alberto Morán Roa, figura enorme en cuanto a físico y a talento, extraña balanza equilibrada en un mundo tan dispar. Su melena pelirroja, enmarcada en una barba del mismo color, y su conocimiento experto de la esgrima medieval, lo convierten en un guerrero bárbaro de otro tiempo, o un lugarteniente moderno de Matrix, con su chupa de cuero hasta los tobillos. Sin embargo, lo más impactante de su presencia son sus ojos, profundos e inteligentes, manantiales de bondad con el brillo de los niños al soñar. Si en algunos momentos he sentido con dolor mi timidez irreversible ha sido al encontrarme a personas como Alberto, con las que me hubiera gustado compartir más momentos y palabras.

Pero hablaba del señor Morán porque, ante todo,  es un gran escritor. El Rey Trasgo, su ópera prima, así lo atestigua. Se gestó en la idea de una trilogía, pero el mundo desbordó entre sus páginas y ahora no queda claro si cinco ejemplares contendrán tan magna historia. La ciudadela y la montaña es la primera parada, obligada, de todo lector que quiera sumergirse en la fantasía épica, en las intrigas palaciegas, en las batallas contadas desde la perspectiva de un experto.

La historia se entreteje en dos planos, que se van alternando como un péndulo, siempre en equilibrio. De un lado la ciudadela voladora, cuyo poder destructor ha permitido a las naciones de Ara, Esidia y Thorar doblegar a Kara, el reino que les hizo morder el polvo en el pasado. Sin embargo, esa fuerza primigenia que todo lo puede hace brotar las ambiciones de unos y otros. Kaelan, un comandante esidiano llegado al cargo por azar, se verá en el centro de la escena como un peón  de la partida que nunca quiso jugar. Su instinto de justicia, en último término, determinará que no será tan fácil domeñarlo, y que la heroicidad se forja en un modelo de conducta. Del otro lado, un librero y su amigo darán por azar con un extraño nigromante en estado catatónico, y un diario estremecedor sobre un viaje a ninguna parte. Y en lo alto de los Picos Negros, el Rey Trasgo, esperando el momento de ver cumplido su plan, pues a veces la paciencia es la mejor arma, y los pequeños detalles un buen punto de partida.

Destaca en la prosa del señor Morán la capacidad para meterse en el mundo medieval, a veces mediante las palabras escogidas; las más, con los detalles y las frases hechas de los propios personajes. Buena técnica la de aderezar ese mundo realista con los elementos que lo llevan en volandas al paraíso de la fantasía, grifos, trasgos, una ciudad volante, brujos y hasta criaturas de un bosque encantado. Por último, la capacidad de suspense, el dulce veneno, con capítulos sabiamente divididos en escenas, con la capacidad para dejar en vilo el corazón y ansiar leer con voracidad para obtener nuestra nueva dosis. Y siempre el vaivén; de la ciudadela a la montaña y viceversa, en un compás rítmico que terminará por entrelazarse.

¿Qué dónde podéis adquirir esta maravilla? En la editorial Kelonia, con el título El rey Trasgo: la ciudadela y la montaña, de Alberto Morán Roa, con ISBN 978-84-939945-2-5, y un total de 307 páginas.

Del autor, remito a la información del libro: Ganador ocho años consecutivos del premio <<Hombre Más Feliz del Mundo>>, le encantan las palabras: las aprendió deprisa y ahora las devora, las traduce, las revisa y las enseña. Es miembro y colaborador de la Federación Española de Fantasía Épica. Tras escribir reseñas sobre cómics para la web Zona Negativa, artículos para editoriales como Planeta DeAgostini o Panini y algún que otro relato de género fantástico, El Rey Trasgo le escogió para que narrase su historia. Este es el resultado.
Calificación:
PARA UNA LECTURA: fantástica, entretenida.
REPLICANTE: Nemoroso de la Torre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada